miércoles, 1 de marzo de 2017

Reseña: Historias élficas (Házael González)

Historias élficas


Un magnífico viaje por la Tierra Incontable a través de una de sus razas más antiguas: los elfos.
Seremos testigos del momento en el que el humano Andrio (El despertar, Viaje a la profundidad) se encuentra con el elfo Rayleth y su familia para descubrir la vida de estos seres y su profunda vinculación con la naturaleza primordial del mundo.
Descubriremos la mítica Ciudad élfica que inspiró la del mismo Arn (La música del mundo), y las lecciones de una maestra elfa nos hablarán de las costumbres e historias de los elfos que habitan Nayrda, una raza tan fascinante como misteriosa.

Mi opinión:

Tras haber terminado de leer todos los libros anteriores de Házael y de perderme en el mundo de la Tierra Incontable, decidí darle una oportunidad a este nuevo libro que, lejos de continuar con la trama original de los Círculos, amplía muchísimo nuestra visión general de los libros.
Podría decirse que <<historias élficas>> es un libro de contexto donde se aúnan los ritos y las costumbres de una de las razas más antiguas de Nayrda: los elfos.
¿Y cómo es conocer el mundo a través de unos ojos tan sabios y ancianos? Pues un auténtico placer... 

Esta novela no tiene una trama sólida (al contrario que sus otros libros) sino que está dividido en varias partes en las que hace referencia a diferentes elfos y a diferentes eventos. Sin embargo sí es cierto que cada parte tiene su propio final, así que no debéis temer quedaros a medias con ninguna de las historias que el autor nos cuenta.
Para hacer referencia a la trama general me remito a hablaros de filosofía, pues aunque no lo parezca este libro está cargado de ella, y lo averiguaréis inmediatamente... en cuanto conozcáis a Andrio y su ansia por conocer lo que hay más allá de Duncan.
Esta primera historia (cuyo personaje principal ya aparece en otros libros de la saga) nos habla de un joven aldeano que, en una jornada de caza, se topa con un elfo: Rayleth de la casa de Aleth. El encuentro es del todo casual y aunque los elfos no suelen relacionarse con los humanos (cosas de la Guerra, ya sabéis) permite que Andrio le acompañe a cazar... siempre y cuando respete su manera de hacer las cosas. Este será el principio de una bella amistad y será, también, el inicio del crecimiento personal de Andrio, que no solo aprenderá cosas básicas, sino también cosas mucho más etéreas y dulces... aunque también agrias.

Esta primera historia me hizo sonreír. Fue un buen tiento a lo que me esperaba en el libro; buenas historias y una alta dosis de filosofía natural. Los personajes me parecieron muy completos y diferentes entre sí, lo que es complicado cuando metes muchos personajes parecidos en una misma escena (como pueden ser la mujer de Rayleth y sus dos hijos: Anandt y Aleyl). Además, el hecho de conocer los inicios de Andrio es un plus, porque a los lectores siempre se nos queda esa espinita clavada de no saber todo lo que rodea al mundo.

Y precisamente por eso, el segundo cuento me gustó aún más. Aquí nos topamos de nuevo con el Mago, ese personaje tan carismático que nos robó el corazón en <<el Despertar>> y que nos cautivó en <<la música del mundo>>. Aunque la historia que el autor nos trae no es posterior a los acontecimientos del último libro, sí que nos explica cómo llegó a conocer al Maestro y lo que tuvo que vivir para llegar hasta allí. 
Francamente, esta parte de la novela me pareció preciosa. Ya os he hablado alguna vez, en otras reseñas, de lo maravilloso que me parecía el concepto de Aniïl, que yo sería incapaz de explicar sin contar medio libro, así que os animo encarecidamente a descubrir qué es el amor para los elfos y cómo lo viven (en serio, es una idea extraña... pero tan original que os encantará intentarlo). 

Tras dejar al mago recorriendo el último camino hacia su destino, llegaremos a la penúltima historia... que es, por cierto, la más amplia del libro: <<un puñado de lecciones>>. Aquí no contaremos con ningún personaje conocido (a excepción de Anandt) y cambiará completamente la perspectiva que teníamos de los elfos. En esta parte de la historia conoceremos a los elfos <<urbanos>>, aquellos que viven en la Ciudad y se dedican a conservarla en todo su esplendor. La lectura se centrará en dos personajes en concreto: una maestra y su pupilo, un joven huérfano que desconoce su lugar en el mundo. Así, a través de las páginas, descubriremos todos los rincones de la Ciudad y cómo se vive en ellos, siempre, claro está, desde un enfoque filosófico. 

Personalmente esta parte me gustó especialmente, aunque sí es cierto que me cansó tanta filosofía. A veces la lectura se hace demasiado lenta, y aunque disfruto mucho de las enseñanzas de los elfos, sí que me hubiera gustado que algunas partes fueran más ligeras. (Aunque tiene escenas preciosas, que me encantaron... sobre todo la última).

 Por último llegamos a la última historia... que resulta mucho más corta que las demás y que hace referencia directa a una escena de <<la música del mundo>>, cuando los protagonistas llegan a la Ciudad de Arn. 
Esta historia es considerablemente más triste que las demás, pero no por ello deja de ser hermosa... aunque pierde mucha magia en comparación con las demás.

Como ya podéis ver, a mi me ha encantado. Pero es cierto que peco de fan-girl, pues siempre me ha gustado mucho la fantasía que Házael crea, pues aunque parezca tópica y llena de clichés, no hay nada de cierto en ello. 
El autor sabe jugar con las palabras y aunque su narrativa a veces es algo espesa y lenta, la magia fluye con cada página.

¿Y a quién no le gusta un poco de magia? 

Muy recomendable (aunque os recomiendo encarecidamente NO EMPEZAR POR ESTE LIBRO. Id poco a poco y empaparos de la Tierra Incontable) 

Escena favorita:

Cuando veintitrés encuentra a su compañera de Aniïl. Me pareció una escena muy tierna.

¿Dónde podemos comprarlo?


Siempre podéis acudir a la página de la editorial. O si lo preferís, está en la casa del libro. ¡Aquí! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada