miércoles, 9 de diciembre de 2015

Un funeral de muerte (Película)

¡Hola a tod@s!

Como ya os dije el otro día, ahora también me ha dado por aficionarme al cine y a las series... si bien es cierto que eso me quita un poco de tiempo para leer y escribir, creo que merece la pena "desestresarse" un poco. Además, llevo una semana y algo con un catarro impresionante y eso no me permite centrarme en las letras.

Pero bueno, no me enrollo más: la película sobre la que hablamos hoy es... Un funeral de muerte.




Mientras una familia inglesa prepara el funeral del patriarca, la tensión crece a medida que salen a relucir las antiguas rencillas entre los hijos. La aparición de un desconocido que afirma que el difunto ocultaba un oscuro secreto contribuye a empeorar las cosas, lo que obliga a la familia a tomar medidas drásticas para evitar que el funeral se convierta en un desastre total.

Mi opinión:

Sinceramente, esta sería una de esas películas que yo hubiera elegido para no ver nunca. En un principio ni la idea me llamaba la atención ni, quizá, los actores (salvo por el siempre aclamado Peter Dinklage). Sin embargo, como estaba acatarrada y no podía hacer otra cosa (ni siquiera negarme) me puse a verla. 

¿Qué me encontré?

Una comedia inglesa entretenida, con un guión bastante aceptable... pero que podía haber mejorado mucho.
En un funeral de muerte nos encontramos con una situación siempre dolorosa: un funeral. El primer guiño que nos muestra la película es una equivocación con el cuerpo del difunto, que lejos de ganar una sonrisa, nos prepara para un rato de humor inglés (a veces algo desfasado) y que, seguramente, nos arranque alguna carcajada.
Como ya he dicho, estamos ante un funeral. ¿Y qué ocurre cuando esto pasa? Que toda la familia se junta. Efectivamente, todos los familiares del difunto se reúnen para expresar sus condolencias: desde su mujer, estirada y tiquismiquis, hasta un antiguo amante del muerto. Es aquí cuando realmente se extiende la acción, ya que, mientras uno de sus hijos trata de organizar un entierro decente para su padre, el otro se limita a estar y a expandir su fama de escritor de bestsellers que, evidentemente, opaca a su hermano. He aquí la primera rencilla.
Pero, ¿qué hay de la segunda? 
Nos encontramos con el hermano del muerto y su hija: típica escena de Romeo y Julieta en la que el padre de ella no acepta al novio. 
¡Tercera rencilla!
Quizá, la más llamativa de todas: un antiguo amante del fallecido aparece para chantajear con unas fotos a ambos hermanos. Esto, sumado a una misteriosa caja de "Valium" y al estrés que puede provocar una situación como tal, abrirá el camino para algunas carcajadas sinceras, otras algo más forzadas y algunas que ni siquiera se dignan a aparecer. 

Si bien es cierto que la puesta en escena es sencilla, no necesita de grandes adornos, porque la película, como tal, no los requiere. Quizá, como pega, echo en falta una aparición más notable de Peter Dinklage, ya que, en esta ocasión es bastante pasable. 

En definitiva, una película bastante pasable, decente, cierto, pero no lo suficientemente entretenida como para verla una segunda vez.


video




No hay comentarios:

Publicar un comentario